miércoles, 10 de diciembre de 2008

He descubierto la Causa de mi Trastorno Obsesivo-Compulsivo

He pasado años echando balones fuera. Culpando con mi comportamiento rebelde a mis padres por mi trastorno. En silencio, pretendí hacerles creer que su forma de educarme era la causa principal de que yo desarrollara este desorden. Pretendí hacer creer a mi madre que su sobre-protección hacia mí, su personalidad obsesiva por la limpieza y su aferrada y supersticiosa visión de la religión católica habían tenido como resultado la aparición de esta enfermedad. Pretendí hacer creer a mi padre que su timidez al mostrar su cariño, sus exigencias hacia mí, y su rudeza y falta de tacto habían desembocado en este trastorno.

Años después, pasé a descubrir la Teoría de los Ganglios Basales. Tras estudiarla a fondo, me convencí de que la causa de esta enfermedad se encontraba en mi genética. En mi cerebro. Buen hallazgo. Y perfecta excusa. Hiciera lo que hiciera, tenía la justificación idónea para seguir enfermo, atascado, TOCado. Al menos, había dejado de culpar en silencio a mis padres, que me han educado, por otra parte, siempre de un modo entregado y amoroso, por lo que me siento realmente Afortunado y Agradecido hacia ellos. “Las evidencias sugieren que las personas con TOC tienen una deficiencia de un neurotransmisor químico que se encuentra en el cerebro llamado serotonina...” Tras notar una mejoría considerable al iniciar un tratamiento con paroxetina -un medicamento que regula la recaptación de la serotonina- esta teoría pasó a ser absolutamente ratificada por mi propia experiencia. Y yo seguía estando enfermo.

Ahora sé que el responsable de mi trastorno no fue mi educación, ni fueron mis padres. Tampoco es mi cerebro, ni ninguna defiencia neurológica. Quizá la tenga, y por eso, la paroxetina me ayuda en alguna medida. Seguramente todo lo relacionado con la serotonina sea cierto. Pero no es la causa de mi trastorno.. Ahora conozco conozco la verdad.

Y la verdad es que la causa de mi trastorno, el único responsable de mi T.O.C. soy Yo. Es duro de decir, y aún más de aceptar. Pero es la verdad. En algún momento de mi niñez, creé (por supuesto, de manera inconsciente) ese Universo (¿perfecto?) en el que todo está en orden, alineado, limpio y simétrico. Ese Universo donde no cabe el número 6, ni los números que lo contengan. Ese Universo donde yo –por alguna razón- me erigía como salvador de mis congéneres, pero también como responsable de las desgracias futuras que pudiesen ocurrir a mi alrededor. Un Universo donde lavarme las manos siete veces más significaba que a mi madre no le ocurriría nada al coger el coche o que todos llegaríamos sanos y salvos a la hora de la cena. Un Universo bastante cruel… ¿os suena a tod@s? ¿A que sí?

Ver esto fue como una especia de Iluminación Espiritual. Fue duro. Pero también liberador. Porque empezó a brotar en mí la esperanza indeleble para liberarme de las mismas cadenas que me impuse tiempo atrás. De la pesadilla que me ha mantenido cautivo durante todos estos años. Después de todo, como dice el Proverbio Chino, quien ha creado una puerta y un cerrojo, también ha hecho una llave. Al ponerme a mí mismo como responsable de mi propia realidad, de mi manera –hasta ahora- bastante patológica de ver el mundo, me pongo a mí mismo también como absoluto responsable de mi curación. Y creo que ningún medicamento, ni ningún tratamiento me pudiera conducir a una liberación absoluta sin ser capaz de ver esto.

Espero que mi humilde y personal revelación os ayude de algún modo. Y quizá os anime a discernir el grado de responsabilidad que ejercéis (inconscientemente, por supuesto) sobre vuestro t.o.c. Vuestra Responsabilidad sobre vuestro Bienestar y sobre vuestra Vida. Da vértigo ver todo esto. Pero el conocimiento nos hace libres.

7 comentarios:

Clara dijo...

Hola Adrián. Soy Clara, tengo 28 años, y desde hace unos 6 años convivo con el TOC. Esta es la primera vez que me atrevo a escribir sobre él, y lo hago animada por tu gesto de generosidad y valentía a la hora de hablar con tanta franqueza y optimismo de esta patología. Sé lo que son los días de aislamiento, inquietud, soledad. Pero también sé lo que són muchos meses seguidos de vida, plenitud y alegría. Así que estoy contigo, y lanzo un mensaje de confianza basado en mi propia experiencia: se puede. En lo que no estoy de acuerdo en que seamos nosotros los causantes del problema. Responsables de nuestra felicidad sí, culpables, no. No creo que haya nadie en este mundo que escoja por voluntad propia padecer de esta manera.
Lo discutimos. Un beso y enhorabuena.

Germán VolkS dijo...

Buenas adrian!, me encato tu blog, yo tambien escribo :) te invito a que leas.

Gracias.

Shitz dijo...

Oi, sou brasileira. Tenho 15 anos. E sou portadora de TOC, de uma passada em meu blog, onde estou escrevendo tudo sobre minha vida com o TOC. Beijos! Adorei o que escreveu.

vicent mira barrachina dijo...

Hola adrián, hace meses que no me medico, estoy totalmente convencio que se cura, ánimo para todos
Te pediria que modificases las entradas de mis comentarios, donde tengo el nombre completo ,cambialo simplemente por vicent, es que aparezco en los buscadores, y quisiera pasar deshapercibido

Seba Rodrigo dijo...

Hola Adrian, tengo 24 y tengo toc, soy argentino y esto que escribes me suena familiar a cuando era niño o antes de la adolescencia, me diagnosticaron toc a los 20 y creo que lo tuve desde siempre, gracias por tus comentarios y visita mi blog, no es especificamente de toc, pero voy a poner algo de eso tambien, saludos y suerte.

Anónimo dijo...

Hola Adrián, felicidades por tu blog. Siempre anima encontrar a gente con el mismo problema y con esa fuerza y el compartir además tus sentimientos e información es de ayuda para muchos. Hoy es el primer día de una nueva vida para mí, porque esta vez estoy decidido a vencer esta esclavitud, hay que pensar que no se tiene nada que perder, es éso, o seguir durante años encerrado, atascado, y a mí nada ni nadie me escliviza :)
Espero animar también a gente a que se decida a que mediante la EPR conseguiremos nuestro objetivo, somos "reprogramables", y como digo, hay que arriesgarse cada vez que tengamos una compulsión, no hay nada que perder...
Casualmente hoy encuentro tu blog, que espero seguir. En los próximos días lo leeré entero y estaré atento a nuvas entradas.
Un saludo!

javier dijo...

El toc pensais que tiene alguna relacion con las conductas violentas incluso con las autolesiones y el suicidio